El regalo a la ciudad de Madrid de mano de un relojero

El regalo a la ciudad de Madrid de mano de un relojero

Como reza nuestro título el relojero  Don José Rodríguez Losada regaló a la ciudad de Madrid el reloj del la Puerta del Sol. Losada nació en el pueblecito leonés de Iruela en el año 1797, hijo de familia hidalga, transcurre su infancia y parte de su adolescencia cuidando de la ganadería de sus padres.

Llegó a ser oficial del ejército y hacia 1823 comprometido por los sucesos políticos en los que se encontraba implicado (fin de la primera guerra civil) y por ello perseguido por el superintendente José Zorrilla, caballero que había puesto precio a su cabeza, tuvo que huir consiguiendo después de muchas adversidades cruzar la frontera francesa y tiempo mas tarde llegar a Londres.

Losada hubo de vivir en una situación económica muy precaria, hasta que fue colocado por el comité de ayuda a los emigrantes como mozo de limpieza en una relojería. Fascinado por el mundo de los relojes mostró gran interés en el aprendizaje del manejo de herramientas y la fabricación de piezas de relojería, para lo que mostró tener gran habilidad. Transcurrieron varios años en los que Losada fue destacando entre los demás trabajadores, hasta el punto que el dueño de la relojería le elevara a la categoría de oficial relojero. El azar del destino juega una carta a favor de Losada, cayendo enfermo el dueño de la relojería y dado que Losada tenía ciertas dotes de organización, es encargado de dirigir el negocio en el transcurso de la enfermedad de su jefe. Meses después muere el dueño del establecimiento, quedando Losada como encargado definitivo del negocio, dándole un gran impulso al comercializar los mejores productos británicos y suizos en una época en que, por no existir todavía normativa sobre marcas, iban firmadas con su nombre.

Monumento a Losada en Iruela

Creemos que la popularidad moderna en España se la ha dado el reloj de la Puerta del Sol (1865), donativo de Losada a la villa y corte de Madrid, aunque no es obra suya.

A la muerte de Losada acaecida hacia el año 1875, hereda su establecimiento su sobrino José Rodríguez del Riego, ya que Losada no tuvo hijos, por lo tanto no hay en la actualidad ningún Losada descendiente de él.

Si alguna particularidad hay que señalar a la obra de Losada, diríamos que para la relojería inglesa Losada cierra la etapa final de su predominio europeo. Muy poco después del innegable éxito comercial de nuestro compatriota, que dio a sus productos prestigio y expansión poco comunes, Inglaterra dejó prácticamente de exportar. Su producción industrial relojera bajó considerablemente tanto en cuanto la expansión relojera Suiza ascendía. Antes de finalizar el siglo XIX, el reloj suizo había conquistado plenamente y sin sombras, el mercado europeo. En este sentido puede decirse que Losada fue el último nombre de los grandes fabricantes ingleses de relojería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

  • Responsable » Fernando Cler S.L.
  • Finalidad » gestionar los comentarios.
  • Legitimación » tu consentimiento.
  • Destinatarios » los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de fernandoclerrelojeros.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
  • Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.