Artes y oficios. El esmalte

Artes y oficios. El esmalte

El esmalte es un arte milenario, conocido también como «pintura bajo fundente» muy apreciado tanto por su alto valor artístico como por su inalterabilidad, convirtiendo a los relojes portadores de esta técnica en piezas sumamente exclusivas y codiciadas.

Un poco de historia

Para hablar de un arte milenario como el esmalte, nos tenemos que remontar al siglo V antes de Cristo. Los escultores de la Grecia Antigua decoraban sus estatuas con incrustaciones esmaltadas. Hasta el siglo XII, en la época gótica, los esmaltadores no empezaron a utilizar esmaltes trasparentes. En el siglo XVII, el francés Jean Toutin du Guernier, fue el inventor de una nueva técnica de pintura sobre esmalte. Toutin consiguió esmaltes fluidos que podían ser aplicados mediante pincel y que vitrificaban mediante sucesivas cociones. Técnicas que han sido perfeccionadas y son utilizadas en la actualidad.

La técnica de el esmalte

Antes de empezar la pintura propiamente dicha, el esmaltador cubre la superficie de la placa de metal con una capa llamada contraesmalte, proceso que evitará posibles distorsiones del metal a lo largo del horneado. Posteriormente el artista aplica sucesivas capas de esmalte blanco, sólo entonces podrá empezar a diseñar los finos contornos de la miniatura para luego proceder a aplicar el esmalte de color. Por último finalizará el trabajo aplicando fundente (finas capas de esmalte transparente) que actúa como capa protectora, realza y da profundidad a la obra. Finalmente pasará la prueba de fuego «el horneado» de 750 a 850 grados celsius, en donde los colores se intensificarán elevando la miniatura de esmalte a la categoría de obra de arte.

Una esfera complicada puede llevar hasta 30 cociones y más de 120 horas de trabajo.

Las cuatro técnicas más importantes:

Cloisonné (alveolado o tabicado): es una técnica que consiste en delimitar el motivo a pintar a través de hilo de metal, generalmente de oro, para posteriormente rellenarlo de esmalte. Este hilo se fija con un pegamento que en el horneado desaparece.

Champlevé (ahuecado): en este caso se trabaja sobre una placa de metal lisa sobre la que se hace un grabado, bien a buril o con ácido, creando un bajorrelieve que será rellenado con esmalte por el artista.

Paillonné: consiste en recortar pequeñas hojas de oro creando diferentes motivos. Estas hojas se sumergirán en diversas capas de esmalte transparente.

Pintura en miniatura: es una técnica completamente diferente, es un proceso artístico y el esmalte se diluye en aceite en vez de agua. Esta técnica nacida en el siglo XVII, en Francia, bajo el nombre de «émail de Blois»; más tarde, fue perfeccionada y alcanzó su florecimoento en Ginebra.

 

El esmaltador debe tener el ojo y la habilidad de un pintor para ejecutar el motivo sobre su «lienzo», así como la capacidad de trabajar con pinceles más finos que un cabello humano. Cada artista obtiene sus colores mezclando vidrio molido con otros componentes para lograr el color y la transparencia deseada, así cada artista desarrolla su propia fórmula secreta.

Para terminar les dejamos con otro vídeo de Anita Porchet, una de las pocas esmaltadoras que dominan el savoir faire de las cuatro técnicas del Arte y Oficio del esmalte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

  • Responsable » Fernando Cler S.L.
  • Finalidad » gestionar los comentarios.
  • Legitimación » tu consentimiento.
  • Destinatarios » los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de fernandoclerrelojeros.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
  • Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.